domingo, 18 de junio de 2017

Menorca: Binibeca

El retraso que llevo con el blog es lamentable. Son más de 3 meses que he visitado sitios y no he conseguido ponerme frente al ordenador para escribir sobre ello y acompañarlo con fotos. Y luego pasa que la memoria tiene agujeros, y no recuerdo bien los detalles. Vamos a ver como lo soluciono.

A principios de abril me fui unos días a Menorca, un destino tan cercano y accesible a Barcelona y que nunca había hecho por ir. Mucha gente me había hablado bien, y como me encontraba con una semana disponible, pues decidí que podía ser un buen lugar. Además, en primavera no hacía calor todavía, y la isla no estaría masificada.

Al bajar del avión fui a recoger el coche de alquiler, y a partir de ahí a buscar lugares interesantes. El primero fue Binibeca (o Binibéquer, lo he visto de las dos maneras). Pero sobre todo lo que es la parte vieja. Son una serie de callejuelas muy estrechas, solo se puede acceder caminando, entre casas blancas. En el momento de mi visita no me encontré a nadie más por ahí, por lo que la tranquilidad era total.

Binibeca, antes de adentrarme por sus callejuelas








Al salir del entramado di una vuelta por las calas, los pequeños acantilados que bordean el pueblo, paseando entre rocas afiladas, con cuidado. Las vistas de la zona también son interesantes.



Un paisaje casi lunar

sábado, 3 de junio de 2017

Alandroal

Recuperando fotos pendientes, continúo con la ronda portuguesa, de un día de febrero que visité algunos rincones cercanos a la frontera. Y después de ver la fortaleza de Juromenha buscaba un lugar donde comer, y un pueblo lo suficientemente grande como para poder encontrar un restaurante y que no estuviese demasiado lejos era Alandroal.

Había visitado el lugar una vez, hace unos cuantos años. Puede que ni siquiera tuviese el blog todavía, y me dedicaba más que ahora a salir y conocer rincones nuevos. Esta visita fue un poco rápida: entrar al castillo, pasear por su muralla, que es de lo que más vale la pena, y callejear un poco.

Y como siempre, mejor que hablen las fotos que no mi memoria.


Edificios olvidados le dan un toque nostálgico a Portugal

Colores habituales en las construcciones de la zona

Escalera de subida a la muralla

Vistas desde la muralla, y no todo está degradado




Juromenha

Hace tiempo que le estoy perdiendo capacidad al blog, tardo mucho en actualizar las entradas, y casi acaban cayendo en el olvido. Necesito ponerme en el ordenador un poco más y no perder el tiempo al encenderlo. Por eso, vamos a ir recuperando material pendiente, por ahora de febrero.

Buscaba algún sitio de Portugal no muy lejano, y que no hubiese visitado aún. Encontré en el mapa una fortaleza, Juromenha, situada justo junto al río Guadiana, y un poco al sur de Badajoz. Valía la pena ir a conocerla.

Juromenha es en realidad un pueblecito, y allí se encuentra la fortaleza, abierta al público según un horario, pero de entrada libre. Hay una sensación importante de abandono, las hierbas creces a sus anchas, pero todo le da al conjunto el toque especial de encanto. Y en el momento de la visita había algo de neblina, que le añadía un toque fantasmal.

Entrada a la fortaleza de Juromenha


España al otro lado del río


En el interior de la iglesia






Crecen las malas hierbas

domingo, 7 de mayo de 2017

Danza en Mérida

Llevo mucho retraso con el blog, no le dedico el tiempo que debería, y se me acumulan las entradas pendientes. Es por eso que empiezo por lo más reciente, para que al menos algo haya al día.

Este fin de semana, Mérida ha sido un lugar movido, en el sentido literal. Por un lado se celebraba el día de la danza, que tenía que haber sido la semana pasada, pero el mal tiempo lo aplazó. Frente al templo de Diana montaron un escenario donde todas las academias de baile salieron a dar una exhibición. El sol picaba mucho, y no estuve demasiado rato, pero sí que pude tomar algunas fotos.








Y por otro lado tenía lugar el festival Beneshwar, una celebración de danzas orientales, y más en concreto de Bollywood. Comenzaron el viernes con la proyección de una película, el sábado un pasacalles, y el domingo exhibición de danza y fiesta holi, con lanzamiento de polvos de colores. Aquí tengo un resumen fotográfico.

Preparados para comenzar el pasacalles





Danza frente al acueducto de los Milagros







Jasvinder Singh, un coreógrafo indio invitado al festival



El momento de llenarlo todo de color


sábado, 25 de marzo de 2017

Ponte de Ajuda, segunda parte

Hace algunos días decidí ir a visitar algunos lugares de Portugal cercanos a la frontera, y ya va siendo hora de recuperarlos para el blog. Comencé viendo el puente de Ayuda, o Ponte de Ajuda desde el lado portugués. Ya lo fotografié hace un tiempo, con su correspondiente entrada, pero esta vez hay nuevas fotos.

Lo recorrí solo en su lado portugués, en una mañana con algo de niebla, dándole un aspecto lúgubre que le queda muy bien. Para conocer más del puente, lo mejor es buscar información de cuando y por qué se destruyó, aquí me dedico hoy a dejar una pequeña muestra gráfica.






Comenzando a recorrerlo por arriba


Ermita en la parte alta, donde aparqué el coche

viernes, 24 de febrero de 2017

Chorrera y castaños en Hervás

Otro destino a visitar en diciembre, aprovechando unos días festivos y con buen tiempo, fue a Hervás. En concreto, quería visitar de nuevo la Chorrera, equipado con el trípode y filtro para tomar fotos de larga exposición. La jornada fue más de paseo que fotográfica, pues veo que tengo pocas fotos. Ya hice parte de esa ruta en otra ocasión, y por eso no repetí. Pero para subir a la chorrera hay muchos paisajes de hojas marrones y riachuelos preciosos.

La ruta la comencé desde el mismo pueblo, que hay que cruzar y adentrarse hacia la montaña. Está bien señalizado, y durante un buen tramo es una pista apta para los coches. Pero la pista se acaba, y hay que comenzar a subir. Desde el centro hasta la cascada creo que son unos 6 km.

Comenzando a caminar desde Hervás

Paisajes otoñales

Un pequeño riachuelo por el camino

La pista cubierta de hojas

Chorrera de Hervás

Prueba de larga exposición con filtro de densidad neutra

Bajé corriendo de vuelta, para que no se me hiciese muy tarde para comer. Y después me fui a buscar otro castañar por las afueras. Era bonito, todo cubierto de hojas, pero no me sorprendió tanto como otro en Montánchez que había visto pocos días atrás.






Después del castañar, y antes de volver hacia casa, hice otra parada. Bajaba de la carretera del puerto de Honduras, y poco antes de Hervás paré en un puente de la carretera, donde pasa otro arroyo con un salto de agua.




Arroyo de San Serván: ermita de la Encarnación y subida a las antenas

Ya va siendo hora de que ponga el blog al día. Me cuesta cada vez más dedicarle unos minutos, y las fotos se me quedan medio olvidadas. Ahora retomo una salida que hice hace más de dos meses. Pero como la cámara tampoco está trabajando tanto, no es mucho el material que me queda pendiente.

Arroyo de San Serván está muy cerca de Mérida, y tiene algunas joyas interesantes. Para quien busque edificios en ruinas, está la ermita de la Encarnación (si he localizado bien su nombre). Desde el centro del pueblo es un paseo muy sencillo, parte por una carretera, y parte por caminos rurales. No hay que desviarse ni entrar en zonas agrestes o particulares. Hay un momento en que se divisa la ausencia de una de sus paredes, quedando todo el interior a la vista.

Acercándome a la ermita

Un altar con aspecto antiguo

Así se contempla el interior del edificio




Siguiendo el camino, bastante más adelante, se pueden localizar unas pinturas rupestres en un abrigo. Las fui a buscar en otra ocasión, por lo que ahora no tengo fotos de ellas. No recuerdo que estén señalizadas, por lo que sin indicaciones o la ruta en el GPS puede ser bastante difícil de encontrar. Hay un momento en que no estoy seguro de si el camino pasa a ser privado, no había puerta, pero sí algún tipo de verja, y luego hay que subir hacia la montaña entre matorrales. Se puede intuir algún camino, y vale la pena (no están acondicionadas ni hay nadie), pero es complicado su acceso.

Donde sí se puede acceder, y lo hace mucha gente, es a las antenas. Volviendo atrás, hasta casi entrar en el pueblo, sale una pista que lleva directo. Al principio se ve un cartel de propiedad privada, pero unos pocos metros más adelante hay algún tipo de alojamiento rural, y te hace dudar. No hay vallas ni nada, así que adelante. La pista está asfaltada hasta este alojamiento, y luego va serpenteando por una fuerte cuesta hasta las antenas, que al ser un punto alto de la zona, tiene unas vistas impresionantes.

Vistas a media subida


Arroyo de San Serván desde arriba

domingo, 12 de febrero de 2017

Chimeneas del Besós

En el perfil de la costa de Barcelona aparecen tres grandes chimeneas, visibles desde grandes distancias, aunque realmente están en el término de Sant Adrià del Besòs. En las pasadas navidades decidí acercarme un día a verlas más de cerca. La visita fue algo rápida, rodeé el recinto para intentar verlas desde diferentes ángulos, pero no le dediqué todo el tiempo necesario. Tengo pocas fotos, pero suficiente para hacerse una idea.





martes, 10 de enero de 2017

Senderismo por el Montseny: en busca de la avioneta estrellada




Powered by Wikiloc

Hace 16 años, una avioneta se estrelló en las montañas del Montseny. A día de hoy todavía se encuentra el aparato, y es un punto de atracción de paseantes, aunque no forma parte del parque natural. Me lo habían comentado, y buscando en wikiloc encontré algunas rutas que indicaban el punto donde estaba. La excursión es bastante sencilla, y muy atractiva.

Comenzamos aparcando en Santa Fe del Montseny, ya está el lugar habilitado para recibir a la gente. Desde allí comenzamos a caminar hacia el embalse, el cual bordeamos por uno de los laterales, hasta llegar a la presa. En ese punto tomamos el camino que va hacia Riells.

Un rato más adelante hay otro cruce, y continuamos también por el camino que indica a Riells. El otro camino, al empedrat de Morou, lo tomaremos a la vuelta. El camino aquí empieza a bajar, y hay un punto en el que abandonamos el camino, porque unos pocos metros más arriba se encuentra la avioneta. Poniendo atención se ve desde el camino, si se sabe el momento en el que hay que buscarla. Pero es fácil que haya más gente paseando por allí, por lo que se facilita la búsqueda.

Retrocedemos hasta el cruce mencionado anteriormente, y volvemos por el empedrat. Además de una gran roca que cruzamos por encima, el camino pasa por una alfombra de hojas marrones, por lo que otoño es un buen momento para pasear por ahí.

Restos de una tubería junto al camino


Embalse de Santa Fe

Un momento de niebla cercana

Restos de la avioneta




El camino de vuelta

Empedrat

Paisaje otoñal

Related Posts with Thumbnails