jueves, 30 de junio de 2016

Minas de Linares: pozos de San Vicente y San Guillermo

Powered by Wikiloc

En una nueva visita a Linares, y aprovechando que no hizo demasiado calor, me puse las botas y me fui a buscar nuevos pozos mineros a las afueras de la ciudad. Esta vez me acompañaba mi madre, por lo que la ruta no fue muy complicada.

Aparqué junto a la iglesia de la Virgen de Linarejos, y desde allí parte una antigua vía de ferrocarril. Puede que no esté catalogada como vía verde, pero cumple los requisitos. Además, está muy concurrida. Perderse es imposible, y apenas tiene cruces. Una carretera de circunvalación pasa a otro nivel.

Iglesia de la Virgen de Linarejos

Cartel informativo de la ruta, realizada parcialmente

Camino, dejando atrás la fábrica de Santana

Ruinas de la fundición de San Luis

El primer objetivo a alcanzar era el pozo de San Vicente. Era uno de los más profundos de la zona, alcanzando el kilómetro de profundidad, pero que guarda una trágica historia. En la semana santa de 1967, desalojando ya el pozo, en un último viaje el cable de la jaula se rompió, con sus 6 ocupantes dentro. Sus cuerpos no se pudieron recuperar, debido a las dificultades y peligro que suponían intentarlo. En el lugar hay una placa recordándolos, y es uno de los pozos más visitados. En la reja del hueco hay un agujero por donde se dejan caer piedras para apreciar la distancia. Aparece agua a unos 200 metros, se ignora a qué distancia está la jaula.

Acercándonos al pozo de San Vicente










Placa recordando el accidente


Otro pozo visitado fue el de San Guillermo. Está cerca, pero un poco más escondido. Han realizado algunas actuaciones en las ruinas del edificio, haciéndolo algo visitable y reduciendo riesgos. También han construido una pasarela en la parte alta, dando unas vistas impresionantes de los campos de olivos, pozos mineros, y como no, Linares.

Edificio del pozo de San Guillermo




Vistas del pozo de San Vicente

Vistas de Linares

Campos de olivos

Por último, destacar el trabajo de Proyecto Arrayanes. Estando allí estaban haciendo una visita guiada para un grupo, y nos invitaron a la explicación, además de darnos unos folletos de otras rutas. Están realizando una labor de recuperación de la zona importante.

martes, 14 de junio de 2016

Riópar Viejo

Última entrada del viaje de semana santa (que ya iba siendo hora). Y casi es de lo primero visitado, el pueblo de Riópar Viejo.

Para ir a ver el nacimiento del río Mundo nos quedamos en Riópar, un pueblo situado en un cruce de carreteras, muy cerca del sitio. Pero esa es la nueva ubicación, pues originariamente el pueblo se formó en lo alto de una montaña. Con el tiempo ha quedado prácticamente deshabitado, pero eso no quiere decir que abandonado, pues sus casas se han reutilizado como alojamientos rurales, y el pueblo tiene bastante vida.

Entre sus casas tal vez no hay mucho que ver, pero por su situación, las vistas son impresionantes, vale la pena desviarse de la carretera y subir un rato.









Casco de Riópar Viejo

Tablas de Daimiel


Sigo pendiente de finalizar con las entradas de semana santa, voy a ver si las acabo antes de tener más material nuevo (hay otras cosas acumuladas también, debería ponerme las pilas de verdad). Con el tiempo que ha pasado, pocos detalles voy a poder dar de los sitios, me voy a centrar en recuperar fotos.

Las Tablas de Daimiel es un parque nacional de la provincia de Ciudad Real. Paisajísticamente no ofrece mucho, no está en un entorno de montañas escarpadas y espectaculares, pero es interesante a nivel biológico. Por un lado, las aves que anidan por allí, y por otro la vegetación, de la que me sorprendieron los tarays, unos árboles que fácilmente se retuercen y tienen formas curiosas.

La entrada al parque tiene una amplia zona de aparcamiento, con el centro de interpretación, tiendas, etc. Y también desde allí salen 3 rutas perfectamente habilitadas y señalizadas para apreciar el parque. Tuvimos tiempo de hacer dos de ellas, pues no son muy largas. El resultado fotográfico es el que acompaño a continuación.

Salida de diferentes rutas



Uno de los caminos habilitados

Tronco de taray










miércoles, 18 de mayo de 2016

Lagunas de Ruidera

Continúo con el intento de poner al día el blog, y para eso me tengo que remontar a los lugares de semana santa que me quedaron pendientes. Hoy es el turno de las lagunas de Ruidera.

Al visitar este lugar me llevé una gran decepción. No me había informado nada, las conocía de oídas, y creía que valía la pena visitarlas. Comenzamos por el punto más alto, la primera laguna, que hace ya tiempo que se secó. Lo que queda de ella es un arenal con vegetación, igual que una playa, pero sin que viésemos el agua por allí.

Para bajar a las siguientes lagunas confiábamos hacerlo por un camino, una pista, pero no me quedaba claro el estado del camino, ni si estaba reservado por ser un espacio natural, de forma que retrocedimos hasta la carretera, dimos un rodeo, y llegamos a las lagunas.

La decepción vino por la sobreexplotación, por la gran cantidad de construcciones que hay en las orillas, y el volumen de tráfico y de gente. No es un lugar de tranquilidad. Habría ayudado que las lagunas tuviesen más agua, y entonces en las barreras que separan una de otra habría cascadas, pero nos encontramos menos de las que esperábamos. Era un cúmulo de circunstancias que casi me pone de mala leche, pero por suerte, con la cámara a cuestas pude captar los mejores rincones, eliminando de las imágenes los excesos de gente. No tomé nota de los nombres de los lugares, y con el tiempo que hace que estuve, los estoy olvidando, por lo que esta entrada va a ser solo una pequeña colección de fotos.

Aspecto de la primera laguna, completamente seca, y único lugar tranquilo

Otra vista de la laguna, con apariencia de duna de playa







Ya en Ruidera nos encontramos con la cascada más grande de la zona
Related Posts with Thumbnails