domingo, 4 de enero de 2015

Ruta de Collbató a Montserrat


En estas vacaciones me apetecía hacer una excursión por Montserrat, y entre las diferentes opciones, encontré una ruta que subía desde Collbató, que no era demasiado larga. La introduje en el móvil, aunque no hacía mucha falta, no hay muchas bifurcaciones, y las que hay están bien señalizadas. Aunque en distancia no es mucha, según los datos originales eran 14 km (pero el móvil se me ha apagado en la bajada, perdiendo los datos del último tramo), he hecho algo menos.

El inicio lo he hecho en el primer aparcamiento que hay yendo hacia las cuevas de Collbató. Cuando he llegado todavía no se podía acceder al aparcamiento de más arriba, así que he acertado dejando el coche. El inicio de la subida ha sido siguiendo la carretera, y luego las escaleras que suben hacia las cuevas. Hay un atajo que evita buena parte de esta carretera (que es poca cosa), pero tiene unos escalones brutales.

Y poco antes de la entrada de la gruta sale un camino que baja algo, pero es ese. Sigue la ladera de la montaña por su vertiente sur, por lo que el sol da todo el rato. El camino es algo estrecho por causa de la vegetación, y tiene un tramo con más bien poco desnivel, hasta que cambiamos de ladera, y comienza la subida de verdad, poco a poco.

Aparcamiento, y las características formas de Montserrat

Alejándome de Collbató






Hay un punto en el que se puede llegar al monasterio de Montserrat por dos caminos: por Sant Miquel y por la Santa Cova. Creo que lo mejor es subir por Sant Miquel, y el otro de bajada. Así que el camino vuelve a tomar el sur y sigue subiendo, para cambiar de dirección más adelante. Finalmente se alcanza una pista, y a partir de aquí ya es un camino más fácil de seguir.

Antes de llegar al monasterio vale la pena desviarse a la Creu de Sant Miquel, un mirador con unas vistas impresionantes sobre el valle del Llobregat y de todo el monasterio con su característica montaña detrás.


Vistas del monasterio desde la Creu de Sant Miquel




Mi estancia en el monasterio ha sido breve, y no me he preocupado de ver gran cosa. El camino estaba mucho más tranquilo de lo que me esperaba, pero aquí ya había mucha más gente, ya que hay diferentes formas de llegar: transporte privado, tren cremallera o teleférico. En otra ocasión ya haré alguna excursión centrándome en el sitio.





Diferentes vistas de la zona del monasterio

Y la vuelta ha sido bajando por la Santa Cova: una cuesta bastante fuerte, aunque hormigonada. Mientras la bajaba pensaba que menos mal que no la tenía que subir. Se sigue el camino de un viacrucis, y poco antes de llegar a esta cueva sale el desvío que lleva de nuevo a la bifurcación anterior, y por lo tanto a Collbató.

Comienza la bajada hacia la Santa Cova



Una imagen del viacrucis


El edificio de la Santa Cova, cuando ya lo había dejado atrás

Y qué mejor que un bar al acabar

viernes, 12 de diciembre de 2014

Ruta por la pista Heidi y la chorrera de Hervás


Aprovechando el puente de diciembre, no me importaba hacer una ruta un poco más alejado de casa. Y Hervás era un buen destino. Hace ya algún tiempo hice otra ruta por la zona, pero por allí hay mucho que ver. La Chorrera era un buen destino, pero me apetecía hacer algo más, de forma que buscando encontré una ruta que pasaba por allí, pero recorriendo antes parte de la pista Heidi, una pista forestal que rodea parte de Hervás.

Salimos del centro del pueblo, y nos encaminamos hacia el este, siguiendo las indicaciones de la Chorrera. Pero al poco de salir cambiamos el camino por un desvío que nos llevaba por medio de castaños montaña arriba. En ocasiones se veía bien el camino, en otras no tanto, pero como llevábamos el GPS del móvil íbamos buscando la ruta sin riesgo a perdernos, pero en varias ocasiones moviéndonos entre vegetación espesa.

Saliendo de Hervás

Primero de los muchos arroyos que vimos por el camino





La subida puede ser dura en algún momento, pero poco a poco es llevadera. Se cruza varias veces con pistas, y sin indicación no sabría en qué momento dejar el caminito boscoso por la pista forestal. Finalmente alcanzamos el punto que en la ruta ponía de tomar la pista Heidi, que consiste en un camino amplio con poco desnivel, y desde donde hay vistas del valle con el pueblo de Hervás al fondo. Los tramos en sombra eran muy fríos, encontrando placas de hielo en algún momento, pero salíamos al sol y la sensación ya era diferente.






Una placa de hielo en el camino

El grosor del hielo permitía clavar el bastón y que aguantase en equilibrio


En la ruta que encontré se dejaba la pista en un punto por el que se accedía casi directamente a la Chorrera. Tras haber tomado ese desvío, puedo decir que no es una buena opción. Puede que haya un camino, pero está medio perdido, y la bajada es por una ladera bastante pendiente. Buena parte de esa bajada la hicimos campo a través, hasta que en un momento localicé un sendero un poco más negro, y con algunas piedras marcándolo como camino, pero no había mucha mejora respecto a por donde íbamos. En cambio, tal vez un kilómetro más atrás había un claro con un cartel indicando hacia la Chorrera, que tras verlo en imágenes aéreas, se ve claramente un camino, de forma que es bastante más recomendable.

En rojo está marcada la ruta guardada por el GPS (en azul la bajada poco recomendable que hice, y en amarillo el camino recomendado)

Punto recomendable para dejar la pista Heidi y buscar la Chorrera

Así que sufrimos, pero llegamos. La Chorrera es una cascada preciosa, y en estas fechas va bien cargada de agua. Paramos allí para comer y tomarnos con calma la contemplación del lugar.

Chorrera de Hervás

Sentado, contemplando el paisaje





Y finalmente emprendimos el descenso de vuelta a Hervás, sin más incidentes. Primero el camino me recordaba a las levadas de Madeira, pues seguía en paralelo a un canal, casi sin desnivel. Luego vino una bajada por la senda serpenteante, para finalmente tomar una pista amplia, apta para el tráfico.

El camino llano junto a un canal






Y volvemos a Hervás
Related Posts with Thumbnails