viernes, 18 de julio de 2014

Minas de Ríotinto

Hace algunas semanas, antes de que llegase el pleno verano, quise hacer una escapada, visitar algo interesante, y recordé las minas de Ríotinto, en la provincia de Huelva. Me cogen a dos horas, tampoco es tan cerca, pero para pasar un día completo no está mal. Y la visita es muy interesante.

Prácticamente todo lo visitable se encuentra en el Parque Minero de Ríotinto, en cuya página web hay información bastante útil de todo lo que allí hay. Son varios lugares los que entran en la visita, y diferentes tipos de entrada, en función de lo que se quiera ver. Para empezar, en el centro del pueblo de Ríotinto se encuentra el Museo Minero, en el que se hace un repaso a la historia de la región, las diferentes minas, poblados, etc. Lo que más me gustó ver fue una máquina de tren y un vagón de primera clase que están expuestos, aunque por lo general hay muchas salas interesantes. En teoría no permitían hacer fotos, y cumplí con la regla.

Hacia las afueras del pueblo, en una de las carreteras, se encuentra la urbanización de Bellavista, lo que era la zona residencial de los ingenieros ingleses, un lugar aislado del resto de trabajadores, que casi era una porción de su país de origen. Allí hay una casa abierta para visitar, como un pequeño museo etnográfico, perfecto para ver como era el modo de vida en la época de explotación de las minas.

Casas de la urbanización Bellavista



Algunas muestras del interior de la Casa 21

La visita también llevó a la Peña de Hierro, una explotación minera a unos 10 km, a la que se llega con el coche propio. La explotación de mina era a cielo abierto, dejando una serie de terrazas en el interior de una montaña, y una galería que comunica con el exterior, por la que se extraía el mineral en el momento en que la excavación ya estaba bastante baja. La visita permite ver estos dos lugares, y aunque la explicación del guía es interesante, da la sensación de que es muy poco lo que se ve.

Exterior de la Peña de Hierro

Frente excavado (imposible captarlo en una única foto, no tenía ángulo suficiente)

Aguas de un color característico

Galería de acceso

Se podría decir que el plato fuerte es el antiguo tren minero, un tren que recorre parte del trayecto por la vía que llevaba hasta Huelva, en unos vagones de la época. Es un viaje bastante movido, literalmente. El tren traquetea mucho, y puede complicar hacer fotos buenas. La vía sigue el río Tinto, y pasa junto a viejas estaciones en las que hay explanadas con antigua maquinaria, aparentemente abandonada. Ojalá fuese posible parar ahí y tomar las fotos que quisiese. El paisaje se ha visto profundamente transformado, pero también tiene su encanto, siempre visto desde el punto de vista de arqueología industrial. El trayecto lleva hasta la estación de Los Frailes, donde se permite llegar hasta el río, y volver.

El trazado del tren sigue el curso del río Tinto



Paisaje de la explotación minera


Río Tinto

Una vista del tren


El nombre que tiene el río, río Tinto, es fácilmente comprensible viendo su color rojizo intenso. Por lo visto, tiene una concentración muy alta de metales, y es bastante tóxico, no permitiendo que tenga ningún tipo de vida. O casi, pues se han descubierto algunas bacterias. Por lo tanto, no hay vegetación justo junto al cauce, y en algunas zonas da lugar a paisajes desérticos. Éste es el punto que me faltó por investigar mejor, buscar estos paisajes.




Vistas de una explotación actual junto a la carretera

martes, 17 de junio de 2014

Gòsol

Al oeste de la comarca del Berguedà se encuentra el pueblo de Gòsol, en un valle encajado entre montañas. No tengo datos históricos ni nada similar que poner aquí, tan solo explicar ligeramente lo que visité. El pueblo consta de casas marrones, de piedra, pero destaca en una colina un castillo en ruinas, y lo que parece ser un poblado antiguo, y desde donde las vistas son realmente impresionantes.

No callejeé mucho, me limité más a las ruinas, y a ver si con las fotos puedo mostrar un poco lo que hay.

Una primera vista de Gòsol

Vistas, con la carretera de acceso al pueblo







Volviendo ya al pueblo

Ya en el casco urbano

lunes, 16 de junio de 2014

Peguera: un pueblo abandonado

Ya va siendo hora de retomar los temas pendientes del Berguedà, y uno de ellos es sobre los restos de una aldea en medio de la montaña: Peguera.

El nombre me sonaba por las pistas de esquí de Rasos de Peguera, que por lo que he visto también estuvo abandonada una temporada. Del pueblo quedan las ruinas de varias casas, y una de ellas parece estar habitada. Pero es el entorno lo que tiene encanto, rodeado de montañas y de unos accesos un poco complicados en coche, aunque lleno de caminos señalizados. Con el coche llegué hasta unos 500 metros, lugar que ya preferí aparcar y seguir caminando, ya que el tipo de camino se complicaba para un turismo convencional.

La tarde era fría y casi lluviosa, no apetecía mucho salir a caminar, pero a favor sirvió para no encontrarme a nadie por allí y disfrutar de tranquilidad.

Carteles indicadores de caminos, cercanos a Peguera

El entorno, rodeado de montañas








martes, 3 de junio de 2014

Mérida abandonada

Mérida tiene una cara monumental bien conocida, pero también hay muchos lugares que parecen haber caído en el olvido. Algunos son edificios abandonados, que están esperando que hagan algo con ellos algún día. Otros son edificios comenzados en pleno boom inmobiliario que se quedaron a medias. Y también me he encontrado con zonas ajardinadas que se han olvidado de mantener. He hecho un pequeño recorrido fotográfico, tirando de algunas fotos de archivo, para retratar el lado de la ciudad más olvidado.


Cimientos en la Corchera. Las fotos son del 2012, pero no ha habido cambio en las construcciones desde un tiempo antes de tomarlas


Otra obra que se quedó a medias, y donde aún se puede ver el cartel anunciando los dúplex de lujo



Algunas vistas de una vieja panificadora, al lado del acueducto de los Milagros


Detalles de una casa en la avenida de Extremadura

El teatro María Luisa lleva años esperando una reforma

La vegetación ha crecido descontrolada en esta zona de juegos cercana al Prado, donde hay varios solares esperando construir algo
Related Posts with Thumbnails