viernes, 17 de abril de 2015

Albarracín

Panorámica de Albarracín desde el castillo

A pocos kilómetros de Teruel se encuentra Albarracín y su sierra. Ya le he dedicado una entrada a algunos rincones visitados de la sierra, y me queda el pueblo que le da nombre.

La zona de Albarracín sorprende, cambia constantemente el tipo de terreno. A veces te mueves entre montañas casi peladas, con no muchas pendientes, como cambias a bosques o a barrancos y grandes desniveles. Albarracín se encuentra un poco con todos esos cambios. Por un lado tiene una montaña suave, que es el lado protegido por la muralla. Por otro no necesita protección adicional, una curva del río mantiene el casco urbano en un punto alto y aislado.

Hay que callejear, perderse un poco (aunque es pequeño), y prepararse para subir cuestas, subir al castillo y admirar las vistas. Y acabar bajando al paseo fluvial, al nivel del río, acabando en el aparcamiento. Hay zonas para aparcar en la parte baja, y es ahí donde hay que dejar el vehículo.

Primeras vistas de Albarracín







Subiendo al castillo (o a sus ruinas)







Y paseando junto al río

jueves, 16 de abril de 2015

Sierra de Albarracín


Han pasado 3 meses sin actividad en el blog, un período en el que apenas he cogido la cámara para nada. Pero ha llegado semana santa, y he aprovechado para hacer un viaje a Teruel. Y desde allí, pues no podían faltar las excursiones.

Comenzamos por la sierra de Albarracín. Está a pocos kilómetros de Teruel, y llena de rincones para descubrir. Por un lado están los pueblos, con el de Albarracín a la cabeza, pero nosotros íbamos buscando parajes naturales, y uno de esos estaba en El Vallecillo. Dejamos el coche en el pueblo, y caminamos un ratito, poca cosa, hasta encontrar los Ojos del Cabriel, el lugar donde las aguas freáticas salen a la luz, en ocasiones formando casi chorros.

Primeras aguas del río Cabriel

Uno de los ojos (no se aprecia en la foto la salida del agua)

Un poco más abajo llegamos hasta una cascada junto a las ruinas de un molino.

Vista de la cascada desde el camino

Trotando como cabras encontramos un punto de vista más cercano

Ruinas del molino

Volvimos al coche, e íbamos ya a acercarnos al siguiente destino, cuando un cartel en la carretera nos hizo parar. Era para otra cascada, la cascada de San Pedro, y valía la pena parar allí también. Es mucho más accesible, está más cerca de la carretera, por  lo que hay más gente. Pero eso no le quita belleza.




Después de esta vista seguimos en busca de pinturas rupestres, dentro del entorno del Pinar del Rodeno. Las pinturas están protegidas y bien localizadas, y parcialmente hay un camino bien habilitado. Pero a mi gusto, el entorno es más espectacular, con formaciones rocosas entre los pinos.


Un par de las formaciones rocosas

Panorámica desde un mirador (tomada con el móvil)



Algunas de las pinturas que mejor se veían

Es imprescindible hacer parada en Albarracín, pero al pueblo mejor le dedico una entrada única.

Así que la jornada la acabamos buscando el acueducto romano de Albarracín. No es una construcción como las que estamos acostumbrados a ver. Más bien es una serie de canales y túneles excavados en la montaña para llevar el agua entre Cella y Albarracín. Son más de 20 km, pero creo que no todos están localizables. En la carretera hay algunos lugares indicados a los que se puede llegar.


Un par de tramos de túnel

Vistas desde la zona del acueducto

Panorámica de la sierra (con el móvil)

domingo, 4 de enero de 2015

Ruta de Collbató a Montserrat


En estas vacaciones me apetecía hacer una excursión por Montserrat, y entre las diferentes opciones, encontré una ruta que subía desde Collbató, que no era demasiado larga. La introduje en el móvil, aunque no hacía mucha falta, no hay muchas bifurcaciones, y las que hay están bien señalizadas. Aunque en distancia no es mucha, según los datos originales eran 14 km (pero el móvil se me ha apagado en la bajada, perdiendo los datos del último tramo), he hecho algo menos.

El inicio lo he hecho en el primer aparcamiento que hay yendo hacia las cuevas de Collbató. Cuando he llegado todavía no se podía acceder al aparcamiento de más arriba, así que he acertado dejando el coche. El inicio de la subida ha sido siguiendo la carretera, y luego las escaleras que suben hacia las cuevas. Hay un atajo que evita buena parte de esta carretera (que es poca cosa), pero tiene unos escalones brutales.

Y poco antes de la entrada de la gruta sale un camino que baja algo, pero es ese. Sigue la ladera de la montaña por su vertiente sur, por lo que el sol da todo el rato. El camino es algo estrecho por causa de la vegetación, y tiene un tramo con más bien poco desnivel, hasta que cambiamos de ladera, y comienza la subida de verdad, poco a poco.

Aparcamiento, y las características formas de Montserrat

Alejándome de Collbató






Hay un punto en el que se puede llegar al monasterio de Montserrat por dos caminos: por Sant Miquel y por la Santa Cova. Creo que lo mejor es subir por Sant Miquel, y el otro de bajada. Así que el camino vuelve a tomar el sur y sigue subiendo, para cambiar de dirección más adelante. Finalmente se alcanza una pista, y a partir de aquí ya es un camino más fácil de seguir.

Antes de llegar al monasterio vale la pena desviarse a la Creu de Sant Miquel, un mirador con unas vistas impresionantes sobre el valle del Llobregat y de todo el monasterio con su característica montaña detrás.


Vistas del monasterio desde la Creu de Sant Miquel




Mi estancia en el monasterio ha sido breve, y no me he preocupado de ver gran cosa. El camino estaba mucho más tranquilo de lo que me esperaba, pero aquí ya había mucha más gente, ya que hay diferentes formas de llegar: transporte privado, tren cremallera o teleférico. En otra ocasión ya haré alguna excursión centrándome en el sitio.





Diferentes vistas de la zona del monasterio

Y la vuelta ha sido bajando por la Santa Cova: una cuesta bastante fuerte, aunque hormigonada. Mientras la bajaba pensaba que menos mal que no la tenía que subir. Se sigue el camino de un viacrucis, y poco antes de llegar a esta cueva sale el desvío que lleva de nuevo a la bifurcación anterior, y por lo tanto a Collbató.

Comienza la bajada hacia la Santa Cova



Una imagen del viacrucis


El edificio de la Santa Cova, cuando ya lo había dejado atrás

Y qué mejor que un bar al acabar
Related Posts with Thumbnails