domingo, 7 de marzo de 2010

Castelo Branco, Covilhã y Monsanto con la escuela de idiomas

Llevo ya varios días de retraso para escribir esta entrada, y es que todavía me estoy enfrentando a la idea del enfoque. ¿Me centro en la parte de los compañeros? ¿En los pueblos que vimos con dificultad a causa del tiempo? ¿En algo intermedio? Tal vez esta sea la mejor opción, un poco de turismo entremezclando fotos de gente.

El viaje comenzó el sábado por la mañana, bien pronto. Después de un buen rato de autocar llegamos a Castelo Branco, primer lugar a visitar. Hubo una idea de visitar el museo, pero viendo que el tiempo estaba muy inestable preferimos unos cuantos aprovechar la tregua y ver algo del pueblo, callejear, e intentar subir al castillo. Sí que pudimos ver en condiciones el Jardim do Paço, unos bonitos jardines llenos de estatuas de piedra.


Entrada a los jardines, con un cielo amenazante al fondo


Vista general de los jardines


Estatuas de reyes


Otro conjunto de estatuas


El grupo que decidió ver el Jardim do Paço




En otro lugar del pueblo, el museo


Acera típica portuguesa


Subiendo al castillo


Vista de Castelo Branco




Quise mostrar en una foto que hacía mucho viento: la persiana no se estaba quieta


En Castelo Branco el tiempo fue empeorando, y hubo destrozo de paraguas. Así que cuando fue posible volvimos al autocar y nos dirijimos a Covilhã, donde esa tarde no pudimos ver más que el hotel y un centro comercial cercano.

A la mañana siguiente el tiempo nos volvió a dar una tregua, y vimos el centro de este pueblo de una forma un poco diferente: con una gincana. Hace un tiempo había estado ahí, pero únicamente para pasar la noche. El pueblo está en la ladera de una montaña y tiene calles muy empinadas, los edificios tienen entradas a diferentes alturas... No es fácil recorrer caminando.


En la plaza principal, a punto de comenzar la gincana


Edificio con motivos marítimos en medio de la montaña


En Portugal abundan los edificios en mal estado, pero tienen su encanto


Mural


Mi equipo se llamó "Gato preto", y de casualidad en una tienda vimos el que podía ser nuestro símbolo


Muralla que sobrevivió al terremoto de 1755


Edificio del Mercado Municipal


Jardines


Palacete-Jardim, la única casa modernista del pueblo (si no me falla la memoria y entendí bien las explicaciones)


Pequeña capilla en la parte alta del pueblo


El tercer pueblo a visitar fue Monsanto, según dicen la aldea más portuguesa de Portugal. Pero una tromba de agua nos impidió ver nada, únicamente deseábamos que llegase la hora de subir al autocar y volver a casa.


Esto es casi todo lo que vimos de Monsanto


Así que como esta vez no vi nada, pongo unas pocas fotos de mi visita anterior al pueblo, en octubre del 2008. Entonces también pillé mal tiempo, pero me cogió en la cercana Serra da Estrela.


Vista de Monstanto desde el castillo




Una calle del pueblo
Related Posts with Thumbnails