domingo, 14 de diciembre de 2008

III Festival de cine inédito de Mérida: día 2

Ya llevamos dos días de festival, y la cosa diría que marcha bien, al menos en el aspecto de las películas. Ayer fue un día, meteorológicamente hablando, desagradable. Durante todo el día hizo mucho viento y lluvia, y ese viento causó problemas en el centro cultural Alcazaba. Al parecer, una pancarta grande del festival que había fuera hubo que quitarla porque varios golpes rompieron algunos cristales (por suerte, esos cristales están fuera de una zona pública).
También ayer podíamos tener un punto en contra, el fútbol (personalmente, como no me gusta, no era un problema para mí). Y aun así, hubo bastante éxito de público. Y es que las películas se lo merecían.
La primera de la tarde fue "Recursos Humanos" de Laurent Cantet. La película tiene 10 años, y se proyectaba dentro de Cine Comprometido. Se ajusta mucho a ese tema, al igual que la de Ken Loach. También aborda el tema laboral, esta vez desde otro punto de vista. Empezó con lo que parecía una lucha de clases, y de como el patrón y el obrero están condenados a ser dos mundos diferentes, aunque un joven es hijo y hermano de trabajadores de la fábrica, y entra como becario a las oficinas del mismo sitio. Los amigos de toda la vida empiezan a ver en él a un pez gordo, a alguien que ya no es como ellos. Y el joven se encuentra entre la espada y la pared, entre los dos mundos, hasta que acaba tomando partido cuando ve lo que sucede a su alrededor.
Al principio iba con un poco de temor, no sabía qué tipo de película me iba a encontrar (tengo diferentes experiencias con el cine francés, hay un tipo de películas costumbristas, muy habituales, que a mí me parecen aburridísimas, pero este no fue el caso), y salí muy contento. Por la película, la temática no te hace salir tan bien.
La segunda, dentro de la sección oficial, fue "La clase", del mismo director. El estilo de narración y visual eran prácticamente los mismos, se nota que el autor repetía. Pero la temática era diferente. Durante la proyección seguimos a un profesor de lengua francesa de un instituto de París, con alumnos de 13 y 14 años. Una cosa que nos viene a mostrar es que si un solo adolescente ya es una persona difícil, rebelde, pasota, tener a más de 20 juntos puede ser un trabajo muy duro. Un profesor puede poner todas las ganas y su ilusión en enseñar, pero si los alumnos no están receptivos no se puede hacer casi nada, aguantar e intentar no estallar. Nada que ver con el profesor Keating de "El club de los poetas muertos", ese es el sueño de todo profesor, mientras que el protagonista de esta sufre lo suyo.
En alguna ocasión me vino a la memoria mi época de estudiante, cuando yo era el alumno. Tal vez no llegábamos a algunas de las situaciones aquí vistas (en los temas de agresividad), pero sí que recuerdo a compañeros que eran casi los alumnos de esta película.
En resumen, casi un documental, da la sensación de que no hay guión preparado, que todo es natural. Y muy recomendable para padres de adolescentes que crean que sus hijos son unos santos.
Y hoy nos tocan dos películas que creo que tratan el tema del conflicto de Oriente Medio. A ver qué tal van.

1 comentario:

Amparo García dijo...

Hola!!

Me encantó la película... de verdad, hay que verla como sea!!!

Sí, como alguien sabio dijo durante la película, esto es para que lo vean no sólo estudiantes, sino padres, profesores y se echen las manos a la cabeza... nuestros alumnos no son siempre tan rebeldes como podrían ser (demos gracias), ni tan buenos como parecen a ojos de los padres...
Amparo.

Related Posts with Thumbnails